Los espolones se producen como consecuencia de una fuerte y gran cantidad estiramientos de la fascia plantar y no es más que una prominencia ósea que aparece en la zona del talón. Estos estiramientos ya mencionados o un movimiento brusco con el pie pueden producir una lesión y la misma en el proceso de sanación forma un depósito de calcio que seguidamente se desarrolla como un espolón. Es común que los más propensos a sufrir de este mal, sean las personas que sufren de obesidad y también aquellas con el pie muy curvado.

Aquí te mostraremos algunos métodos que puedes utilizar para hacerle frente a esta problemática.

Aplica hielo

Puedes aplicar hielo por aproximadamente quince minutos en la zona del talón donde se encuentra el dolor por lo menos dos veces al día. Una vez en la mañana y otra en la tarde o noche luego de regresar de tus labores.

También será beneficioso que realices un ejercicio muy práctico con una botella preferiblemente de plástico en donde vienen las bebidas gaseosas, llénala con agua completamente, congélala y para hacer el ejercicio solo debes colocarla en el suelo sobre algún paño o alfombra, coloca tu pie sobre la misma y deslízalo suavemente hacia adelante y atrás. Con eso conseguirás que baje la inflamación, reduzca el dolor y funciona como un relajante masaje.

Usa plantillas y mejora el calzado que utilizas

Es muy importante que el calzado que usas sea de tu adecuada talla, también puedes usar plantillas las cuales poseen una parte más blanda, la cual está hecha específicamente para descansar la zona del talón y amortiguar la pisada, esto reduce la presión que produce el dolor.

Aplica masajes 

En tu casa puedes tú mismo o si prefieres la ayuda de alguien, aplica masajes en forma circular usando romero con sal o vinagre de manzana. Los masajes son perfectos para reducir la inflamación y también aliviar mucho el dolor, la mezcla de romero puedes hacerla como infusión con tan solo unas ramitas, trata de aplicarla tibia y dejarla unos minutos luego moja tu pie con agua fría y esto ayudara a bajar la inflamación gracias a que mejora la circulación.

Métodos médicos

Tu medico podría aplicarte inyecciones de corticosteroides que alivia la inflamación que provoca el dolor junto con alguna anestesia local para aliviar el dolor, el algunos casos pueden aplicar botox para reducir la fascitis plantar que se produce por el trabajo normal que realiza el pie al caminar.

Cuando no funcionan los tratamientos caseros es posible que debas optar por una cirugía para eliminar el problema, resulta muy eficaz y existen varios tipos de cirugías como endoscopias o fasciotomias plantar de empeine.

Es importante el descanso

Ante todo y como medida primordial para enfrentar a los espolones una de las medidas más importantes que se deben aplicar es el descanso, evitar largas caminatas o correr es importante para que baje la infamación y ya sin la inflamación puedes comenzar a practicar ejercicios y suaves estiramientos para la zona hasta recuperarse.