Los pies contienen más de 250.000 glándulas sudoríparas, muchas más que otras partes del cuerpo humano. Por esta razón, es habitual que transpiren en exceso e incluso en algunas ocasiones eso sea origen de mal olor.

Obviamente, una higiene inadecuada es causa directa de esa situación, aunque en otros casos también el mal olor puede tener su origen en algún problema de salud. En este artículo sabrás lo que realmente sucede e incluso cuáles pueden ser las posibles soluciones.

Las causas principales

El exceso de sudor y el consecuente mal olor de los pies pueden estar relacionados con algunos factores propios del organismo, entre los cuales los más frecuentes son:

Mala alimentación

Sí, así como lo estás leyendo. Algunos alimentos pueden ser la causa del mal olor de pies, debido a que durante el proceso de metabolización de ciertos nutrientes se generan compuestos odoríferos que el organismo posteriormente elimina por transpiración.

El ajo, la cebolla y ciertas especias pueden ser causantes de ese sudor fuerte. De modo que la próxima vez que te preguntes por qué huelen mal tus pies, revisa tu dieta.

Alteraciones hormonales

Cuando el cuerpo humano pasa a la pubertad o a la adolescencia, se inicia un proceso de cambios hormonales que juega un papel fundamental en el proceso de desarrollo hacia la adultez, como el inicio del periodo menstrual, aparición de vello, acné, cambio del tono de voz.

Estas hormonas también generan desechos que son eliminados por diferentes vías, entre ellas, las glándulas sudoríparas de las axilas y de los pies.

Infecciones en los pies

Los hongos y bacterias que suelen proliferar en los pies son algunas de las patologías más comunes. La conocida como pie de atleta afecta frecuentemente a los deportistas o senderistas, a causa del exceso de humedad que suelen acumular sus pies durante horas en el interior sus zapatillas o botas.

Asimismo, trabajadores que pasan mucho tiempo con calzado y por alguna causa están en contacto con humedad, también pueden padecer infecciones por este tipo de bacterias y hongos.

¿Cómo puedes evitar que tus pies huelan mal?

Aunque consideres que el hedor de tus pies no tiene solución, no te preocupes, existen tratamientos que te pueden ayudar a solucionar este flagelo.

Higiene minuciosa

Puedes comenzar dedicándole más tiempo a la limpieza de tus pies. Usa agua y jabón desinfectante en el lavado diario. Después, seca muy bien tus pies, en particular, en la zona entre los dedos, ya que es allí donde habitualmente se dan las condiciones para el crecimiento de hongos y el consecuente mal olor.

Otra recomendación es el uso de bicarbonato de sodio durante el baño, muy eficaz como bactericida y fungicida.

Usa talcos medicados

En el mercado existen muchos productos como talcos o sprays que están formulados para atacar el mal olor.

Cambia de calcetines y zapatos

En ocasiones, el mal olor puede estar causado por el uso prolongado de los calcetines, así que debes cambiarlos a diario. También puedes usar calzado de material natural, como por ejemplo el cuero, que ayuda a que tus pies puedan transpirar mejor.

Visita A NUESTRO podólogo

Si nada de lo anterior funciona, es momento de visitar a un especialista para determinar la causa del mal olor y que te indique un tratamiento médico adecuado. Visita nuestro podólogo en Valencia para cualquier duda al respecto de este problema, que, aunque no lo creas, es muy común.