Para poder empezar el año con buen pie, nunca mejor dicho, nada como los consejos de un podólogo para poder disfrutar de unos pies sanos, libres de dolores. Los pies es una de las zonas más castigadas del cuerpo debido al constante peso que tienen que soportar día a día por lo que es una zona que merece un cuidado especial. Expertos en podología coinciden en que una buena salud de los pies, pueden evitar mayores problemas en el cuerpo así como prevenir diferentes lesiones musculares. Vamos a ver algunas de las indicaciones necesarias para disfrutar de una mejor salud en nuestros pies.

Cortarse bien las uñas

Aunque pueda parecer algo trivial, cortarse las uñas es uno de los procesos más importantes dentro del cuidado de pies. Unas uñas mal cortadas, pueden acabar produciendo uñeros que en el peor de los casos pueden terminar infectándose. De cara a evitar estos posibles dolores, lo mejor es cortar las uñas rectas, sin ningún tipo de pico o curva y tratar de no apurar demasiado.

El calzado

Para evitar problemas de pies, hace falta utilizar el calzado correcto. El calzado correcto para nuestro pie, más allá de tener nuestro número de tamaño, debe de ser firme pero a la vez flexible, para que podamos realizar todo tipo de movimientos con nuestro pie sin tener la sensación de sentirnos atados.

Además de esto, también es necesario disponer de una buena sujeción para evitar lesiones y torceduras. A parte, te recomendamos que no compartas calzado por mucho que te pueda gustar el de tu amigo o amiga puesto que con ello además de poder contraer alguna enfermedad en la piel, corres el riesgo de deformarte los pies con el uso reiterado de los mismos.

Hidratación y cuidado

Para disfrutar de unos pies sin grietas ni durezas, es necesario hidratarlos con cremas diseñadas para tal efecto. Sin embargo, tienes que tener cuidado con una excesiva hidratación ya que la humedad, es mala para los pies. Además de esto, conviene airearlos a lo largo del día, por lo que es recomendable cambiarse cada poco de calcetín y calzado y si han estado expuestos a una larga jornada de trabajo es recomendable masajearlos.

VISITA AL PODÓLOGO RUTINARIA

Por último, una visita rutinaria al podólogo para comprobar el estado de los mismos, nunca estará de más y nos servirá para comprobar la buena salud de nuestros pies y llevar a cabo las medidas necesarias en el caso de que tengamos algún tipo de problema.