Los hongos son microorganismos presentes en la piel y generalmente no producen problemas. Sin embargo, pueden aumentar en número originando infecciones en los pies o micosis. Además, pueden surgir por otros factores como fricción, enfermedades inmunológicas u hormonales.

Nuestros pies son verdaderas máquinas sumamente resistentes. Aun así, el peso que soportan, el roce constante, la sudoración y demás factores los hace vulnerables. Para cuidarlos, es importante prevenir lesiones o infecciones. Por eso, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre este padecimiento tan común.

Causa de las infecciones en los pies

Aunque no lo creas, son muchos los agentes que pueden provocar infecciones en el pie.  Desde hongos y virus hasta algunas enfermedades propician su formación. Además, también contribuyen ciertas condiciones como sudoración excesiva, humedad o calzado muy ajustado.

Hongos o micosis

  • Onicomicosis: localizada en una o varias uñas del pie. Comienza como una mancha blanca que origina engrosamiento y decoloración de la uña.
  • Pie de atleta: es la infección por hongos que comienza en la parte que está debajo de los dedos. Produce enrojecimiento, dolor, picazón y agrietamiento por lesiones de rascado que pueden infectarse.
  • Tiña del pie: la produce un tipo de hongo diferente al que produce el pie de atleta. Las lesiones se producen entre los dedos. Suele ser común en jóvenes que usan calzado deportivo.

Virus o verrugas plantares

Llamadas papilomas. Su agente causal es el virus del papiloma humano. Por lo general, no son dolorosas, a menos que se localicen en puntos de apoyo. Son más frecuentes en personas con un sistema inmunológico débil y en niños.

Otras patologías relacionadas

Existen trastornos que dan paso a las heridas y su consecuente infección. Por ejemplo, el pie diabético, la hiperqueratosis, los callos o la resequedad excesiva. Estos agrietan la piel convirtiéndose en la entrada de patógenos infecciosos.

Medidas preventivas a seguir

Debes entender que este problema es muy frecuente y contagioso. Algunas veces se presenta por caminar descalzos en áreas húmedas. También se produce por compartir objetos ya contaminados. Es decir,  calzados, toallas o calcetines infectados por hongos. Por esta razón, es bueno seguir las siguientes sugerencias.

  • Evitar estar descalzo en áreas públicas tales como duchas, gimnasios, baños públicos y piscinas.
  • Correcta y frecuente higiene de los pies.
  • Secado de las zonas entre los dedos.
  • Adecuada hidratación de la piel y uso de polvos antimicóticos.
  • Uso de calzado elaborado con materiales que faciliten la ventilación del pie.
  • Cambio frecuente de zapatillas, sandalias u otros calzados.
  • Uso y reemplazo frecuente de calcetines de algodón.
  • Tratamiento de patologías ligadas a alteraciones cutáneas.

Tratamientos

Si presentas algunos síntomas de infección es necesaria la consulta con el médico. Algunos de estos pueden ser enrojecimiento, descamación, ardor, dolor, escozor o mal olor. Para tratarla, pueden indicarse varios medicamentos antifúngicos, tópicos u orales.

Asimismo, es viable el uso de antibióticos en caso de lesiones infectadas. Por otro lado, para las verrugas plantares se emplean métodos de descamación con bisturí. Normalmente, estas responden bien al tratamiento. Ten presente que, para que no reaparezca dicha infección debes seguir las recomendaciones del médico.

Para cualquier duda puedes contactar con nuestro podólogo en Valencia para cualquier duda al respecto de estos hongos en los pies.