DOLOR DE TALÓN EN EL pie

En el talón podemos encontrar patologías que cursan con dolor e incapacidad para poder caminar, las que más observamos en nuestras consultas son el espolón calcáneo la fascitis plantar y el síndrome del edema medular del calcáneo o presión endocalcánea. Estas patologías pueden cursar o bien de forma aislada o simultáneamente entre ellas.

PATOLOGÍAS:

FASCITIS PLANTAR. ESPOLÓN CALCANEO

Son afecciones con una alta incidencia en el retropié, y se caracterizan por un dolor localizado y agudo a la presión de la tuberosidad interna del calcáneo, dolor punzante matutino al inicio de la marcha. Para poder verificar la patología se realiza una radiografía, y en el caso de ser confirmada la sospecha, observaremos una calcificación hacia el plano distal de la prolongación de la tuberosidad anterior interna del calcáneo siguiendo las fibras de la fascia plantar.

Cuando existe durante tiempo un cuadro de fascitis con mayor o menor intensidad de dolor que ha originado irritabilidad perióstica con el consiguiente proceso inflamatorio produce una excrecencia ósea que es el conocido espolón.

SÍNDROME DEL EDEMA MEDULAR DEL CALCÁNEO

Es un dolor punzante en el talón crónico y difuso en el hueso calcáneo localizado en la porción posterior del calcáneo a la carga del peso del cuerpo y no en reposo. Suele estar causado por un aumento  de los líquidos intersticiales del calcáneo (hematoma en el hueso). Una de las maniobras que nos confirman el diagnóstico es comprimir latero lateralmente el cuerpo del calcáneo, a menudo afecta a hombres de unos 40-50 años y con sobrepeso. Puede ocasionarse por una calcificación en el talón. En ocasiones es posterior a cambios en el estilo de vida, largo periodo de inactividad, no es previo a traumatismos directos o aumento en la actividad física del paciente.

Las pruebas que nos confirman el diagnóstico serán la Gammagrafía Ósea, Angiografía selectiva y una Anatomía patológica.

dolor EN EL talón: TRATAMIENTO

Para tratar este tipo de patologías siempre es aconsejable abordar el problema con tratamientos recomendados por el podólogo, normalmente conservadores, es decir, mediante soportes plantares, infiltraciones, ondas de choque… En el caso de no obtener mejoras se podría plantear un tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo, mediante anestesia local, con una  deambulación inmediata, sin suturas y pronta recuperación para el paciente.

BIBLIOGRAFÍA

1-      De Prado M, Ripoll LP, Golanó P. Cirugía percutánea de pie. Barcelona. Masson 2004. p. 247-53
2-      Isham S. Dolor de talón: diagnóstico diferencial y opciones de tratamiento desde el punto de vista del cirujano de mínima incisión. En: Nieto García E (coord.). Cirugía podológica. Técnicas de mínima incisión 2004. Madrid: Mileto. p. 189-92
3-      Viladot Pericé A. Quince lecciones sobre patología del pie. 2º. ed. Barcelona: Masson 2005. p. 106-7