El pie diabético es una de las afecciones más frecuentes en las personas que sufren de Diabetes Mellitus, la cual es una enfermedad metabólica en la que existe una importante alteración de los niveles de azúcar en la sangre de manera continua, relacionado directamente a distintos factores que influyen en la correcta producción o utilización la de insulina por el cuerpo.

Debido a esta enfermedad metabólica se ven afectados los tejidos de la piel de los pies debido a la disminución de la irrigación sanguínea de los miembros inferiores y la atrofia de las terminaciones nerviosas como efectos secundarios de los altos niveles de azúcar en sangre. Por ende, estos dos factores inducen a la perdida de sensibilidad de la piel y de las partes de los pies como los talones y los dedos lo que predispone a que la persona pueda sufrir alteraciones de la integridad de la piel.

El maltrato de calzados demasiado ajustados o poco ergonómicos, las cortaduras o las laceraciones en alguna parte de los pies son las causas más comunes en la formación del pie diabético, todo esto debido a la deficiente cicatrización de los tejidos de la piel relacionada a la poca oxigenación de los tejidos por la disminución de la irrigación sanguínea a los miembros inferiores.

En este tipo de afección la palabra clave es la prevención, ya que con la implementación de distintos hábitos diarios las personas con diabetes pueden favorecer la salud de sus pies evitando de esta manera que puedan presentarse alteraciones de la integridad de la piel que puedan complicarse.

Los principales consejos para las personas con diabetes para evitar el pie diabético son: 

• Mantén tus pies limpios, procurado lavarlos todos los días con jabón neutro y agua a temperatura natural, se debe lavar muy bien todo el pie de manera delicada pero sin olvidar los espacios entre los dedos y las plantas para evitar que pueda presentarse infecciones por hongos o alguna otra afección por falta de higiene.
• Luego de lavar los pies debemos recordar secarlos bien, secando dedo por dedo y luego todo el pie, evitando frotar demasiado o presionar sin necesidad.
• Podemos colocar una crema hidratante hipo alergénica o algún aceite implementando masajes en forma circular de forma suave desde la parte inferior de la pierna hasta los dedos para favorecer la circulación de los miembros inferiores.
• El corte de las uñas de los pies debe ser muy delicada, estas deben ir siempre rectas y de forma horizontal y el corte debe realizarse luego del baño debido a que con el contacto con el agua la uña se vuelve más blanda y es mucho más fácil cortar. También se puede acudir con un podólogo quien sabrá la manera más adecuada de realizar el corte de las uñas para que no existan complicaciones.
• Debes examinar diariamente tus pies, detente un momento al día luego de haberlos lavado en un lugar con suficiente luz y busca algún tipo de lesión o alteración en ellos para que puedas acudir lo más pronto posible a el médico, quien sabrá como tratar esta de la forma más adecuada.