La artrosis es una de las enfermedades más habituales con carácter crónico que afectan al ser humano. La artrosis, es una enfermedad reumática que afecta a las articulaciones del cuerpo, degradando el cartílago de las mismas. En este caso, el pie, al ser una de las partes del cuerpo que más peso aguanta día a día, es una de las zonas más afectadas por la artrosis. Pese a que la artrosis puede llegar a afectar a cualquier articulación, son aquellas que se encuentran sometidas a mayor presión las que tienen una mayor facilidad de aparición, por lo que como se puede ver, el pie es una de las zonas más habituales para la aparición de la artrosis.

Causas de la artrosis en el pie

Las personas que tienen una malformación en el pie, forman un grupo más susceptible de sufrir artrosis. Así mismo, los deportistas de élite, también son otro perfil a valorar debido a que evidentemente, castigan mucho más los pies debido a las competiciones.

Por otro lado, otro tipo de causas como haber sufrido alguna lesión en el pie como un esguince o rotura, someter al pie a una sobrecarga recurrente, derivado por ejemplo de una excesiva cantidad de ejercicio o de diferentes posturas incorrectas de forma prolongada, así como factores hereditarios, pueden ser clave a la hora de sufrir artrosis en el pie.

Como tratar la artrosis en el pie

El principal problema de la artrosis en el pie es que no se puede curar, pero si que se puede tratar sintomáticamente y esto puede hacerse en una clínica de medicina deportiva.

Para calmar el dolor producido por la artrosis en el pie, podemos recurrir a los analgésicos y a los antiinflamatorios, siempre y cuando estemos ante un caso común de artrosis en el pie. Si el caso presenta una mayor gravedad y los dolores son más acuciantes, se pueden llevar a cabo infiltraciones locales de corticoides.

Por otro lado, cuando se tienen dolores en el pie por culpa de la artrosis, lo más recomendable es dejar en reposo el mismo, moviéndolo de forma regular, pero sin llevar a cabo grandes esfuerzos.

Por último, como siempre, es recomendable la visita al podólogo de cara a saber si nos tienen que confeccionar unas plantillas especiales para tratar de evitar estos problemas o valorar incluso si tenemos que someternos a una intervención quirúrgica para tratar de mejorar nuestros problemas.