El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos encargados de la de sujeción o soporte de los órganos (útero, vejiga y recto) en el hueco abdominal. Además de sujetar y mantener en la posición correcta dichos órganos, también se encarga del cierre de los conductos (uretra, vagina y recto) impidiendo la salida de la orina, gases y las heces al exterior. Por último, el suelo pélvico también interviene en la función sexual.

Así pues, su alteración es responsable de patologías uroginecológicascoloproctológicas y sexuales, tales como, incontinencia urinaria (ya sea de esfuerzo, por vejiga hiperactiva o post-prostatectomía radical), incontinencia fecalprolapsodisfunciones sexuales y varios síndromes de dolor crónico del área perineal, tanto en hombres como en mujeres.

Las principales causas que debilitan el suelo pélvico son:

-Embarazo y parto

-Deportes: en especial los de “saltos” y de “impacto”

-Menopausia y envejecimiento

-Herencia

-Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas

 -Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés e ingerir esteroides anabolizantes…

Hoy en día, se sabe que la Fisioterapia y la Rehabilitación son esenciales y muy importantes en el tratamiento de las disfunciones del suelo pélvico.

El tratamiento de la disfunción del suelo pélvico agrupa una serie de técnicas y procedimientos conservadores como cambios en hábitos de vida, terapia conductual, biofeedback, electroestimulación (superficial y/o intracavitaria), hipopresivos y kinesiología educativa- reeducativa a través del entrenamiento con ejercicios musculares del suelo pélvico (rehabilitación perineal) como son los ejercicios de Kegel.

La primera sesión de Fisioterapia/Rehabilitación suele ser la más larga, y al principio la frecuencia de las sesiones puede ser variable, pero en la mayoría de los estudios se demuestra que lo ideal suele estar entre 1-2 sesiones semanales. En esta primera fase, suelen recomendarse entre 6 y 10 sesiones. Una vez que el paciente controla de forma más confiada la musculatura y va haciéndose más notable la mejoría, se va reduciendo la frecuencia de las sesiones. Tras finalizar el entrenamiento intensivo, se recomiendan sesiones de refuerzo a las 6 semanas, 3 meses, 6 meses y 12 meses.

El objetivo del tratamiento de Fisioterapia es mejorar o conseguir la continencia urinaria, el fortalecimiento de su musculatura para conseguir equilibrar la estática pélvica, mejorar la vascularización local y la función ano-rectal además de conseguir una sexualidad satisfactoria.

  LAURA GARCÍA MARTÍNEZ

   Nº COL. 5433 ICOFCV

BIBLIOGRAFÍA

  1.            Martí-Ragué J. Trastornos del suelo pélvico. Cir Esp. 2005 May 177(5):254–7.
  2.            Pena Outeiriño JM, Rodríguez Pérez AJ, Villodres Duarte A, Mármol Navarro S, Lozano Blasco JM. Tratamiento de la disfunción del suelo pélvico. Actas Urol Esp. 2007 Jan 131(7):719–31.
  3.  Adams R, Ma E, Torres M, C J, Díaz Acosta D, Ros Montenegro A, et al. IMPACTO DE LA FISIOTERAPIA PARA LA REEDUCACION DEL SUELO PELVICO EN LA CALIDAD DE VIDA DE PACIENTES CON INCONTINENCIA URINARIA. Rev Habanera Cienc Médicas. 2009 Sep8(3):0–0.